fbpx

Además de los factores de riesgo clásicos para el dolor de espalda como pueden ser la obesidad o el embarazo se han venido investigando otras situaciones que también pueden estar relacionadas con esta afección. Entre ellas se encuentra la disfunción del suelo pélvico.

Funciones del suelo pélvico

Para entender el papel del suelo pélvico en el dolor de espalda es necesario comprender que la cavidad abdominal está delimitada por: la pared abdominal por la parte anterior y lateral, la columna lumbar por atrás, el diafragma por arriba y el suelo pélvico por abajo.

inner core - suelo pélvico

Durante las diferentes actividades y movimientos del cuerpo se producen cambios en: la forma, posición y presión en el interior de la cavidad abdominal. Por ello los músculos del suelo pélvico, junto con los anteriormente nombrados, se ven obligados a contraerse de forma coordinada con el objetivo de hacer frente a varios cometidos:

  • Estabilizar la columna vertebral. Por ejemplo, el mantenimiento de una presión intra-abdominal adecuada contribuye a aumentar la rigidez del tronco y prevenir daño en los tejidos.
  • Ayudar a mantener la postura del tronco. Esto facilita la acción de otros músculos como los abdominales.
  • Transmitir la tensión adecuada sobre la fascia toraco-lumbar.
  • Controlar los movimientos y posición de las vísceras.
  • Mantener la contención de orina, heces, gases, etc.
  • Asegurar la función reproductiva.

suelo pélvico músculosDe manera que, además de la importancia de la musculatura del suelo pélvico en la estabilización lumbar, también tiene un papel importante en la activación muscular encargada de la continencia. Debido a esta multifuncionalidad del suelo pélvico es razonable pensar que una disfunción de esta musculatura pueda afectar a varias de sus funciones. Así lo han determinado ciertos estudios que relacionan una mayor prevalencia de incontinencia urinaria en personas con dolor de espalda, especialmente en mujeres.

Consecuencias de la disfunción del suelo pélvico sobre la salud de la espalda

Por una parte, es importante destacar la primera de las funciones mencionadas anteriormente. Así, en las últimas décadas se ha demostrado que los músculos del suelo pélvico colaboran junto con el resto de músculos del tronco para proporcionar la estabilidad y el soporte mecánico necesario a la columna vertebral y la pelvis. Además, se ha observado que disfunciones y alteraciones de esta musculatura están relacionadas con el desarrollo y la aparición de dolor lumbar.

Por tanto, aunque es importante el restablecimiento de la fuerza y resistencia de la musculatura del suelo pélvico, lo es más si cabe asegurar la correcta coordinación con el resto de músculos (abdominales, glúteos, multífidos…) que trabajan de forma conjunta para una adecuada estabilización de la columna.


Bi, X., Zhao, J., Zhao, L., Liu, Z., Zhang, J., Sun, D., … & Xia, Y. (2013). Pelvic floor muscle exercise for chronic low back pain. Journal of International Medical Research, 41(1), 146-152.
Ghaderi, F., Mohammadi, K., Sasan, R. A., Kheslat, S. N., & Oskouei, A. E. (2016). Effects of Stabilization Exercises Focusing on Pelvic Floor Muscles on Low Back Pain and Urinary Incontinence in Women. Urology, 93, 50-54.
Mohseni-Bandpei, M. A., Rahmani, N., Behtash, H., & Karimloo, M. (2011). The effect of pelvic floor muscle exercise on women with chronic non-specific low back pain. Journal of bodywork and movement therapies, 15(1), 75-81.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • uno × dos =

Compartir...